Nuestra plantilla está altamente cualificada para limpiar toda clase de superficies y mobiliario, incluido zonas nobles. La técnica de limpieza adecuada se aplicará en función de la naturaleza de la suciedad que queramos eliminar, y de la superficie que pretendemos limpiar. Cuando la suciedad procede de objetos sólidos como el polvo o la arena se puede eliminar mediante el barrido húmedo o por aspiración, sin embargo, si la suciedad proviene de sustancias líquidas, que se han secado, habrá que quitar esas manchas de diferentes formas y en función de su naturaleza y del tipo de pavimento. Nuestro objetivo es conseguir que nuestros clientes puedan despreocuparse totalmente de la limpieza de sus oficinas.