Es un indicador del impacto ambiental

La huella de carbono representa la cantidad de gases de efecto invernadero que producimos. Es un indicador medioambiental muy importante por su directa asociación con la cantidad de contaminación. Mide el conjunto de gases de efecto invernadero generados de forma directa o indirecta por las actividades económicas y cotidianas del ser humano. Este índice nos es útil para valorar y comparar entre diferentes actividades.

La huella de carbono se puede medir a nivel personal, empresarial o territorial. Es una buena manera de calcular el impacto que producimos. También es muy habitual calcularlo para eventos concretos o productos. Todos los procesos productivos implican emisiones de gases contaminantes, incluso el uso diario de nuestro entorno, electrónica, internet, comida o transporte.

El dióxido de carbono (CO₂) es el gas de efecto invernadero con un impacto más relevante. Es producido en gran medida por las combustiones y permanece mucho tiempo tanto en la atmósfera como en los océanos. Además de este hay muchos otros gases que también intervienen en el cómputo como el metano, el óxido de nitrógeno, los hidrofluorocarburos, los perfluorocarburos o el haxafluoruro de azufre.

Ámbitos de estudio

Las seis perspectivas más habituales donde se calcula la huella digital son:

  • Corporativa: se mide la huella de carbono de una organización, habitualmente de manera anual, para mejorar el aprovechamiento de los recursos.
  • Productos o servicios: se calcula las emisiones de gases producidas por bienes o servicios de forma completa. Se sigue el rastro de su proceso de producción, transporte, consumo y deshecho. Es muy útil para mejorar la manera que tenemos de comprar.
  • Personal: se evalúan las emisiones de gases directas o indirectas durante un espacio de tiempo específico. Se requiere conocer los hábitos de consumo y la tecnología de que dispone la persona estudiada.
  • En eventos: se calcula la huella de carbono durante la planificación o realización de un evento. Suelen tratarse de acciones con sensibilidad ambiental, donde se busca ejemplarizar.
  • Territorial: se miden las emisiones de gases de efecto invernadero en una zona concreta, geográfica o política. Sirve para determinar el impacto global del cambio climático en un área y trazar planes de mejora.
  • Por industria: evalúa la huella de carbono de un sector productivo en concreto. En la industria encontramos grandes fuentes de contaminación, tener conocimiento de estas y métricas nos permite optimizar recursos y controlar su impacto ambiental.

Calcular la huella de carbono

El caculo de la huella de carbono es el resultado del producto de la cantidad de consumo por su factor de emisión. Habitualmente se realiza para un periodo determinado, este suele ser de un año.

El consumo o también llamado dato de actividad es el parámetro que define el nivel de la actividad generadora de las emisiones de gases de efecto invernadero. El factor de emisión es la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos por cada unidad del parámetro dato de actividad.

Efectuar un correcto cálculo de la huella de carbono no es fácil. Es necesario conocer, al menos, datos de consumo de combustibles fósiles, en oficinas, maquinaria, almacenes, vehículos, etc. También datos del consumo eléctrico y de sus factores de emisión.

Para calcular la huella personal existen diferentes opciones ya programadas para facilitarlo. La calculadora que ofrece la ONU tiene en cuenta aspectos de nuestro hogar, nuestro modo de trasporte habitual y nuestro estilo de vida, el consumo de alimentos o la gestión de residuos.

Enlaces de interés

Ministerio para la transformación ecológica y el reto demográfico

UN carbon footprint calculator

Abrir chat